Por Jaime Estrada [email protected]
Fotos Jorge Najera

Metro Noticias Las Vegas.- En el Mandalay Bay se celebro la pelea superpluma entre el orgullo de Ciudad Obregón, Orlando “Siri” Salido contra el juarense Miguel “Mickey” Roman quien no fue el favorito en los pronósticos ya que Salido le llevaba la ventaja del tamaño, el alcance y haber peleado con competencia de más calidad, pero en el cuadrilátero no hay nada escrito y el de “Juaritos” fue prácticamente el tigre rasurado que pronto puso su aviso de quiebra voluntades, tanto que los jueces presentes solo le dieron el primer asalto a Orlando que con la derrota anuncia su retiro.

Todo empezó con el eco de su nombre en la boca de la mayoría de los al menos 3000 fanáticos presentes que amenizaban la atmosfera de la pasión por el deporte de las chatas y orejas coliflor.

Roman no se anduvo por las ramas y cortando brecha y cartucho a la vez y desde el segundo asalto se las ingenio para avanzar a pasos agigantados en las tarjetas oficiales.

Fue una verdadera guerra sin tregua donde ninguno de los dos quería dar ventaja de pulgada y el tercer asalto con golpecitos en lo angosto de siniestra y diestra y “Siri’ fue a probar la lona. “Mickey” celebraba como torero en espera de dar la estocada de gracia pero Orlando saco fortaleza de su orgullo para seguir en la contienda y cerrando el asalto con ganas de rasgarle el alma a guantadas al de Ciudad Juárez.

A pesar de la poca afición el espectáculo fue un regalo de Navidad para los que gustan de las peleas al toma y daca, pero Roman cada vez se veía más resuelto a terminar por anestesia en cualquier momento y Salido se miraba preocupado y le urgían que siguiera en la rayuela violenta hasta para tratar de doblegar la voluntad de Roman.

Los aplausos no se hacían esperar después de cada asalto porque se estuvieron dando hasta con la cubeta y los que estaban a favor de Salido le pedían la “Siriaca” (que sería el golpe de cloroformo) que nunca dio la cara en la guerra declarada sin tregua.

El promotor Reginaldo de Promociones del Pueblo dijo que su pupilo aguanta tornados y es pájaro que no duerme en contra de pájaro madrugador y si puso su astucia en efecto para de nuevo poner en lo azulado a Salido que dudo en ponerse de pie con el corazón en un hilo porque estaba siendo superado cada segundo y en noveno asalto al traicionarlo las rodillas contra las cuerdas que habían sido su refugio durante la contienda el réferi intervino para dar por terminado su suplico y sus admiradores se alejaron coreando su nombre en los pasillos de la salida ¡Salido, Salido, Salido!

En otra pelea no apta para cardiacos “El Bandido” Francisco Vargas volvió hacer de las suyas al dominar de ton a son a Stephen Smith hasta los 9 asaltos que duro la contienda que se suspendió por una herida en la oreja de Smith y las tarjetas estaban todas a favor de Vargas.