Por Jaime Estrada

Metro Noticias Las Vegas.- En nuestra niñez o en la etapa de adolescentes tenemos muchos sueños que quisiéramos se hicieran realidad, pero sin tener los medios necesarios para encontrar la forma de lograr esta meta, o quizá que a pesar de que el deseo estaba siempre en el pensamiento pero no buscamos la manera de satisfacer esa inquietud todo quedo en pausa porque ya de adultos pensamos que ya se nos paso el avión y simplemente lo dejamos como uno de los tantos proyectos pendientes que nunca pusimos en acción en su momento.

Pero ya como padres sabemos lo importante de apoyar a nuestros hijos si es que se inclinan por la música y de esto se va a tratar esta plática que a lo mejor le va a cambiar su modo de pensar.

El profesor de música Miguel Ángel Coriel Robledo oriundo de Torreón Coahuila quien tiene 50 años de experiencia en instrumentos de percusión, cuerdas, aliento y teclado estructuró un método a nivel familiar que también sirve como terapia para el estrés y con el mismo costo que si fuera a ensenarlo a su niño, o sea pone hasta a la abuelita a tocar un instrumento ya sea bajo, batería, congas, flauta etcétera y con orgullo pone de ejemplo al mariachi Franco de donde dos de sus alumnos con este apellido, Daniel que toca la trompeta y Roberto que toca la vihuela fueron sus fundadores.

Así también Pancho y Alejandro Delgado que después de aprender lo suficiente en el bajo sexto y bajo se lanzaron a formar el grupo norteño Actitud Norteña, también existe el conjunto Aventura Musical de estilo rítmico, formado por sus estudiantes de apellido Meca, que son Tanis (en la batería), Wetsby (bajo), Medwin (Guitarra), Wilmer (teclado) y Mayer (huiro).

Así que con estas credenciales declara que si sabe hacer bien su trabajo de instruir y para cerrar con ritmo el profe manda un mensaje a todos los interesados en aprender el idioma universal:

Con este sistema computarizado bien supervisado me atrevo a garantizar resultados sorprendentes desde la primera clase y nada cuesta con venir y comprobarlo.

Para más información al respecto llamar al (702) 250-8856.

Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo su hora.
Eclesiastés 3:1