Metro Noticias de Chihuahua.- Tras fallar en reemplazar el Obamacare con una nueva legislación de salud, el nuevo plan de los republicanos de derogar primero la reforma del ex Presidente Barack Obama y después buscar una propuesta para sustituirla, parece también haber colapsado.

Las senadoras republicanas Susan Collins, de Maine; Shelley Moore Capito, de West Virginia; y Lisa Murkowski, de Alaska, declararon que no podían votar para revocar la ley vigente sin un reemplazo.

Sin esos votos, el partido no tendría la mayoría necesaria para pasar la propuesta en el Pleno.

“Yo no vine a Washington para lastimar a la gente. No puedo votar para revocar Obamacare sin un plan para reemplazarlo que atienda a mis preocupaciones y a las de los habitantes de West Virginia”, aseguró Capito en un comunicado.

El Senador Rob Portam, de Ohio, dejó entrever que también se opondría a la medida.

El colapso de la propuesta sanitaria de los republicanos y la lucha fallida para encontrar otra alternativa, subrayó una dura realidad para los senadores del partido de Trump: aunque criticaron la ley de salud mientras Obama estaba en la Casa Blanca, no han podido concretar una legislación que tome su lugar, pese a tener el control pleno del Congreso y la Presidencia.

Para el mediodía del martes, la promesa de siete años del partido parecía rota. En la Casa Blanca, el Presidente Donald Trump, quien también abanderó la misma causa en su campaña, dijo que ahora su plan era dejar que el sistema fracasara.

“Será mucho más fácil. No cargaremos con ello. No cargaré con ello. Puedo decirte que los republicanos no cargarán con ello. Dejaremos que Obamacare falle y luego los demócratas vendrán a nosotros”, afirmó el Mandatario.

El Senador Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, trató de darle un último impulso a la medida el martes por la mañana.

“Lamento que el esfuerzo por revocar e inmediatamente reemplazar las fallas de Obamacare no será exitoso”, dijo McConnell en el Capitolio.

“Eso no significa que debamos rendirnos. Ahora intentaremos una forma diferente de aliviar a la gente de Obamacare. Creo que al menos les debemos eso”, agregó.

La propuesta de McConnell fue votar una medida que Obama vetó en enero de 2016, la cual eliminaría la reforma de salud durante un periodo de transición de dos años.

Sin embargo, de acuerdo con un análisis interno, este plan dejaría sin seguro a 18 millones de personas en un año, lo que alejó a varios legisladores, quienes mostraron inmediatamente su rechazo.

Por su parte, el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, llamó a mejorar la actual legislación de salud en lugar de revocarla.

“Es como si nuestro sistema de salud fuera un paciente que sólo necesita medicina”, explicó.

“Los republicanos propusieron una cirugía. La operación falló. Ahora proponen una segunda cirugía que mataría al paciente”, agregó.