Metro Noticias Las Vegas.- Al final, el ex presidente resolvió sancionar a Moscú con el cierre de residencias.

El entonces presidente Barack Obama conoció que su homólogo ruso, Vladimir Putin, ordenó hackear al Partido Demócrata para perjudicar a Hillary Clinton y beneficiar a Donald Trump.

Según The Washington Post, la CIA informó al mandatario en agosto de 2016, luego de que fueran difundidos los mensajes de los demócratas en WikiLeaks, aunque entonces ya tenían sospechas de la intromisión rusa.

En ese mismo mes, Obama advirtió a Putin que sería inaceptable cualquier interferencia en las elecciones del 8 de noviembre.

No obstante, fue hasta enero de 2017 cuando Estados Unidos acusó directamente al presidente ruso de tratar de desestabilizar el sistema electoral estadounidense; antes lo evitó por temor a que los republicanos pensaran que era él quien manipulaba la votación.

Al final, Obama resolvió sancionar a Moscú con el cierre de residencias, expulsó a 35 espías rusos, y con sanciones económicas contra los servicios secretos rusos.

Además, autorizó operación conjunta ultrasensible de la CIA, la NSA y el personal cibernético estadounidense: la implantación en la infraestructura rusa de código malicioso latente que pudiera activar en caso de escalada.