Metro Noticias Las Vegas.- Desde 1983 la ciudad de Chicago es considerada ‘santuario’ para los inmigrantes y desde la llegada del presidente Trump a la Casa Blanca, las autoridades han manifestado su apoyo, respaldo y ayuda a cualquier persona indocumentada que se sienta amenazada.

Es por esto que Chicago es una de las principales ciudades que se sumó a la protesta ‘Un Día sin Inmigrantes’, que plantea que los inmigrantes no vayan a trabajar, a las escuelas o consuman productos.

Sumado a esto, varios establecimientos como restaurantes y tiendas, anunciaron que cerrarían sus puertas para mostrar su apoyo a la comunidad inmigrante,

El chef Rick Bayless anunció a través de Twitter que sus restaurantes Frontera Grill, Topolobampo, Xoco y Fonda Frontera permanecerían cerrados como apoyo. Mientras que otros dos de sus establecimientos, Cruz Blanca y Leña Brava, donarán el 10 por ciento de sus ganancias a la ‘Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Illinois’.

Otros establecimientos como ‘Eataly Chicago’ se declaró una compañía inmigrante y que se disculpaba por cualquier atraso en las entregas, pero que apoyaban a los empleados que decidieron unirse a las protestas.

La organización sin fines de lucro, ‘Arise Chicago’ que protege a los inmigrantes, anunció que realizarían un rally en Union Park.

La protesta es la más reciente en una serie de acciones colectivas desde que Trump asumió su mandato por parte de grupos de mujeres, de inmigrantes y otros activistas.